Artículos

En la República Mexicana existen disposiciones gubernamentales para la contratación del suministro de energía eléctrica así como regulaciones oficiales que determinan el costo de la energía consumida por los usuarios.

A nivel doméstico o residencial  las tarifas cuentan con un subsidio gubernamental y están integradas en forma escalonada, es decir, conforme aumenta el consumo de energía disminuye el subsidio. Por esta razón se paga una mayor cantidad de dinero por cada Kilowatt-Hora cuando se tienen mayores consumos, de tal forma que cuando se rebasa cierto límite establecido se elimina totalmente dicho subsidio.

A la tarifa con subsidio cero se le conoce como Doméstica de Alto Consumo (DAC por sus siglas).

Para que un usuario sea clasificado dentro de esta tarifa se calcula su consumo promedio mensual de los últimos 12 meses y se compara con el límite superior definido para su localidad. En el caso de que se exceda este límite el usuario es clasificado automáticamente en tarifa DAC y se le retiran los subsidios aplicables a su tarifa original. Sin embargo, en el primer mes en el que su promedio mensual de los últimos 12 meses sea menor al límite máximo, el usuario es reclasificado en su tarifa original y se le vuelve a aplicar el subsidio correspondiente.

Cabe señalar que la clasificación en tarifa DAC se lleva a cabo al calcular el CONSUMO PROMEDIO MENSUAL DE LOS ULTIMOS 12 MESES, por lo que a un usuario con un contrato de suministro reciente le podrá aplicar esta tarifa SOLAMENTE hasta que haya transcurrido un año, INDEPENDIENTEMENTE de que su consumo mensual esté por encima del límite máximo que le corresponda.